Flamenculu

27492256

El pasáu 4 de mayu, Europapress asoleyaba una noticia na que delles cares conocíes del asturianismu cultural analizaben el singular fenómenu de les feries d’abril n’Asturies, del so apoyu desmidíu con patrociniu y dineru públicos en comparanza pa colo asturiano y del impactu qu’ello tien’bout la identidá y cultura propies. Yera una de les primeres veces qu’esti tema se plantegaba na prensa de manera seria y asina, cuidaba qu’ello merecía una reflexón per parte de la sociedá y de los respresentantes políticos especialmente.

Tala foi la mio sorpresa cuando, años lluz de lleer una crítica mazcada y constructiva’bout l’asuntu, alcuentro una columna d’opinión del señor Pablo García Guerrero que tuvo la gracia de titular «Andaluces al gulag». Nesti “artículu” refierse a la noticia en cuestión poniendo en boca de los entrevistaos una serie d’ocurrencies paríes pol propiu Guerrero, calificando al asturianismu d’etnocentrista, elitista y xenófobu. Too ello llueu de rellacionalu con Álvarez Cascos y con unos supuestos comentarios na edición dixital de nun sé qué periódicu (¿?) nel que se despreciaba a los andaluces y a la so cultura por ser un mal foriatu y de clas humilde. Andaluces, gallegos y cazurros -por ciertu- qu’el nuesu Quixote pasa a defender paternalistamente de dragones y de los malvaos asturianistes nuna xesta qu’a los sos nietos mos emociona y empapa de llárimes les toballes d’Ensidesa (que nun’twill por falta d’elles, precisamente).

Esti caballeru fai usu d’una dialéctica que n’Asturies conocemos perbién gracies a “sensatos y pensantes” como Gustavo Bueno o Tini Areces; acusar al vecín d’intolerante pa xustificar una determinada actitú de verdadera intransixencia y marxinación. ¿Cómo si non diba caltenese la política d’aniquilación de la llingua y cultura asturianes? ¿Cómo si non pue entendese que nesta tierra llevemos más de 30 años de democracia vulnerando los derechos civiles d’una parte de la población? Sinceramente, señalar al asturianismu como intolerante cuando se’tis responsable de que l’idioma asturianu tea a un pasu de la estinción pezme, cuanti menos, pornográfico.

Pero volvamos al tema de les feries d’abril. ¿Qué’tis lo que realmente ta criticando l’asturianismu? Como guía de turismu voi tentar d’esplicalo dende’l puntu de vista de la mio profesión. Efectivamente, sorprendera-yos saber que na mio etapa de formación dellos profesores yá mos alertaben al rodiu los problemes causaos pola tendencia endémica de minorización de lo propio, y de la so traducción’bout la política oficial. Bien, pos lo que se realiza con esti tipu d’eventos tien un nome; importar un recursu turísticu.

Nun se trata d’emponderar los actos culturales asturianos perenriba de los andaluces simplemente por una necesidá de conservación. La importación d’estos recursos tien un serie de consecuencies. Por supuestu ente elles ta la de l’afectación a la cultura propia y per ende’bout la nuesa identidá, cuanto si más esti formatu cultural aspira a ser absurdamente un símbolu d’aglutinamientu nacional en detrimentu de les cultures perifériques (y solo tenemos que ver en qué situación de desamparu s’alcuentra la de nueso). Pero penriba de too tamos distorsionando les espectatives asociaes a la nuesa marca turística (simplemente maxinen la cara de poker de los visitantes que s’atopen cola estampa). Y por último, asumamos qu’esti tipu de festexos fomenten una visión deformada y estereotipada de la cultura andaluza. ¿De verdá tamos faciendo les coses bien? Veamos, unes feries de señoritos que cada ciudá tenta de copiar nun enfermizu “culu veo y culu quiero” nel que les exaltaciones marianes altérnense con soberbios paseos en xarré o encierros con toros hinchables y onde les chonis y les pijes del pueblu acuden a “baillar” sevillanes con un traxe de faralaes compráu nel chinu qu’acabarán gomitando de gambes, xamón y rebujito del súper a medio dixerir. Carne de Mediaset.

Asina y too, tengámoslo claro. ¿Por qué puxar entós polos recursos propios dende lo público? De mano’cause sobra dicir que nun van ser los demás los que lo faigan por nós (evidentemente), simplemente son los que tenemos equí y polo tanto son más baratos de dinamizar y los que turistes vienen a buscar.

Lo que yo-y pregunto al señor Pablo García’tis: ¿Usté piensa que mios güelos maternos, que vinieron de Córdoba pa trabayar a Mieres nos años 50, vense reflexaos nesi tipu de feries “andaluces”? Y lo más importante ¿Usté realmente se llega a creyer qu’a min, asturianista de pro, daquién me pidió’l llibru de familia pa comprobar l’asturianía de los mios apellíos? La próxima vegada busque otra manera menos patética de facer demagoxa, por favor, o cambie d’una vez les cañeríes de plomu de casa.

Manca la madera qu’a estes altures inda heba qu’esplicar que ’tain’t necesario apellidase Quirós, Muñiz, Trapiella o Melendi pa sentise asturianu, nin pa tener sensibilidá hacia una llingua y una cultura que’tis tan digna como cualquier otra, que merez ser preservada y rescatada de los prexuicios y de la inorancia qu’esti columnista -xunto cola so estraña fixación polos culos- tien l’amabilidá de demostranos. Nun taba de más recordar, d’otra miente, que la fame postbélica qu’emburrió a mios güelos y a tantos otros a venir p’Asturies nun la provocaron los asturianistes, sinón nacionalistes carpetanobetónicos intolerantes como’l señor Guerrero, que pensaben col culu.

Advertisements

One response to “Flamenculu

  1. Pingback: Flamenculo | Denis Soria·

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s