Panoyes & Paranoyes

Puedes leer este artículo en castellano calcando aquí.

El far west asturianu ofreznos una postal semada de campos de meiz chiscaos pol mariello de les panoyes y el negro de los techos de pizarra. Un llugar maraviyosu con una llingua propia (“a fala”), onde ’tain’t raro comprobar una persecuta particular nes idees de ciertos vecinos a la hora de reflexonar’bout ella.

Print

Esti 15 de xunu tuvi l’agridulce decepción de lleer una suerte d’artículu na revista Atlántica XXII que’l señor Félix Martín firmara a priori en defensa del gallego-asturianu (o “fala” eonaviega), pos por tiempos paecía espepitar coles causes altruistes mientres que n’ocasiones la so retórica abultaba más propia de cartularios de naturaleza más reaccionaria que la revista en cuestión.

He dicir que’l mio propósitu nesta réplica ’tain’t discutir la defensa sincera del patrimoniu llingüísticu que realiza, pero sí del so analís -completamente erroneu- qu’insiste nuna serie de mitos y falsedaes’bout la realidá llingüística incompatibles cola so supervivencia.

Ansí, nun hebo qu’esperar al segundu párrafu p’alcontrase col primer esbarión, condenando a la foguera a l’Academia de la Llingua Asturiana (ALLA) por causa d’un crime ensin víctimes. Resulta paradóxico que se culpabilice a esta institución del asesinatu del gallego-asturianu compartiendo tala responsabilidá colos representantes del poder y -non tanto- cola propia sociedá asturiana qu’estos tienen adoctrinada en contra de les sos propies llingües al traviés de los sos medios de comunicación.

Félix alza’l deu acusador reproduciendo casualmente aquellos infundios que los verdugos del idioma lleven décades repitiéndonos, pero llama l’atención que dellos d’estos desaciertos resulten mui elementales: confúndese de manera mui evidente normalización con normativización y mui seguramente con estandarización, toos ellos procesos mui distintos. Pero amás, esaxera y pon de manifiestu daqué que’tis absolutamente normal y común a toles llingües del mundu (incluyendo’l castellanu); la falta d’uniformidá (o más bien la variedá dialectal de les mesmes).

La variante estándar fabrícase al envís d’uniformizar un rexistru que sirva de modelu pal enseñu o los usos oficiales, pero nun tien l’oxetivu de sustituyir a les variantes patrimoniales de les que se nutre. Polo tanto’tis incongruente que la crítica hacia la estandarización s’apoye na comparanza ente les “variantes folklóriques” -como llama a los dialectos del asturianu- y les dances tradicionales, como si los menesteres d’un sistema de comunicación tuvieren que ver colos d’una espresión artística.

Seyamos conscientes de lo peligroso d’esti razonamientu; “nun podemos poner en circulación un estándar asturianu’cause’tis un peligru pa les variantes, pero abrimos la puerta al estándar d’una llingua diferente (el castellanu)”. La realidá’tis que nel mundu modernu necesitamos una llingua unificada y nun podemos vivir esclusivamente de los dialectos, pero ¿quién dixo que l’eonaviegu entra dientro del estándar asturianu?

De mano dexemos a un llau que nesti momentu nun cuntamos con un estándar propiamente, sinón con una variante referencial, y que nel casu de los Servicios de Normalización Llingüística (SNLL) promuévese la variante propia del conceyu onde s’alcuentren. Nun rescatemos debates artificiales, la pretensión d’introducir un estándar asturllionés nel Eo-Navia’tis inexistente. N’Asturies tenemos dos llingües propies y la fala eonaviega pertenez al gallego-portugués, polo tanto la normativa aplicada equí deberá responder a soluciones propies (como de fechu yá lo fai).

Nesto, endolcar al gallego-asturianu d’un barniz de misticismu nun ayuda a la so preservación. Por supuestu guardará munches singularidaes pero, por favor, nun digamos que’tis personal o intraducible. Baxemos a la tierra,’cause tou idioma existe por razón de comunicar y tampoco ’tain’t una noticia qu’asturianu y eonaviegu seyan plenamente intelixibles. Axallá los nuesos representantes políticos tuvieren la valentía y la responsabilidá d’usar la so llingua nes sos intervenciones, tanto nel so conceyu como nel Parllamentu Asturianu, asina que nun estropiemos esta guapa fantasía insinuando que díbemos necesitar traductores. Que sí, yo a veces tamién necesito intérpretes pa entender a los mios políticos, pero non’cause tean falando una llingua distinta a la mía precisamente.

Con estes premises resulta enforma difícil emprender un procesu de recuperación d’una llingua (o llingües) cuando nel criteriu de los sos promotores intervienen los mesmos prexuicios y preconceptos que la consumen. De la mesma manera que tenemos d’asumir que somos una comunidá con dos idiomes propios, entendamos que necesitamos una política llinguística común.

A partir d’equí son de felicitar dalgunes de les propuestes del señor Martín. La presencia del gallego-asturiano na televisión pública ha ser obligada, igual que l’apoyu a la producción editorial y audiovisual, l’usu prioritariu na enseñanza, na empresa y na alministración, oficialización del corpus toponímicu… En definitiva, un actu de recuperación definitivu.

Pero más allá tenemos que ser responsables p’acoyer debates reales con plena madurez y serenidá. Por exemplu; por decisión del Conseyu de Gobiernu, l’ALLA encárgase de regular el gallego-asturianu dende 1995. ¿Nun debería ser la Secretaría Llingüística del Navia-Eo una entidá desvinculada orgánicamente de l’Academia, si se trata de llingües distintes? ¿Nun debería tener la so sede na comarca? O la pregunta del millón… ¿Qué modelu d’oficialidá queremos?

P’acabar, al marxe de los asuntos llingüísticos (o non),’tis evidente que l’Eo-Navia cunta con una serie de necesidaes y particularidaes xeográfiques, demográfiques o culturales que faen que suponga una realidá específica dientro del país. Ello’tis qu’hai quien vien proponiendo un debate’bout la creación d’un Estatutu Xurídicu Especial pa la comarca, un poco a imaxe de lo qu’asocediera col Valle d’Arán. Debate que, como nun podría ser d’otru xeitu, correspuende especialmente a la xente d’Entrambasauguas.

 

«Según el poder los nadies no tienen religión, sino supersticiones. No tienen cultura, sino folklore. Hablan dialectos, no lenguas. Tienen brazos, pero no tienen cara. ¿Cómo van a tener voz? El poder cree que solo tienen ecos.»

Eduardo Galeano

Advertisements

One response to “Panoyes & Paranoyes

  1. Pingback: Panoyes & Paranoyes | Denis Soria·

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s