El prerrománicu del Naranco, la Babia de Ramiru I

Al que-y guste o tenga visto dalgún episodiu de la serie Game of Thrones podrá llegar a facese una idea de cómo’twas realmente la política na Edá Media en xeneral y nel Reinu d’Asturies en concreto. Lo asocedío tres la muerte del rei Alfonsu II “El Castu” (el 11 de marzu del 842 d.C.)’tis un bon exemplu.

Dempués d’un funeral mui emotivu les cróniques oficiales afirmen que Ramiru fora escoyíu rei mentando -si acasu- la impertinencia d’un usurpador llamáu Nepocianu qu’aprovechó l’ausencia del llexítimu rei p’arrebata-y el tronu’til que’l nuesu bonu de la película axunta un exércitu en Lugo y llogra derrotalu cerca de Curniana (Salas). L’exércitu gallegu de Ramiru I vence a otru compuestu por ástures y vascones qu’apoyaben a Nepocianu, quien tenta de fuxir mas’tis finalmente capturáu en Cangues d’Onís polos condes Sonna y Escipión. Por orde de Ramiru, a Nepocianu arránquen-y los güeyos y lu reclúin nun conventu pal restu la so vida. Anque la Crónica Albendense afirma que Ramiru accediera al tronu dempués de derrotar a Nepocianu a orielles del Narcea…

Lo cierto’tis que los rellatos d’estes cróniques nun son otro que la versión de los vencedores. Güei sabemos que Nepocianu efectivamente reinó tres la muerte del rei castu, con quien compartía llazos de sangre al pertenecer a la familia de la reina vascona Munia (esposa de Fruela y madre d’Alfonsu II). De seguro tamién vascón, poco más d’un añu dempués de coronase rei alcontraríase cola oposición del bandu de Ramiru I, apoyáu pola nobleza gallega. Y’tis qu’estes guerres civiles ente dos families, los descendientes de Pelayu y de Pedru (duque de Cantabria) respuenden del mesmu xeitu a un equilibriu precariu d’influyencies y d’aliances étniques. Asina los vascones, integraos dafechu na vida política del Reinu d’Asturies, defenderán a Nepocianu y se revelarán contra Ramiru I, pero tamién al principiu de los reinaos del fíu y del nietu d’ésti; Ordoñu I y Alfonsu III. Estos últimos fadrán tolo posible por neutralizar la figura de Nepocianu de l’alcordanza colectiva nuna auténtica «damnatio memoriae».

Supónse que la seña real de Ramiru I’twas asemeyada a la Cruz de San Xurde.

Ramiru, pela so parte, auséntase del funeral d’Alfonsu II pa viaxar’til Bardulia pa casar con una tal Paterna (nuna zona que más tarde se conocería -grosso modo- por Castiella), tal vez bustando afitar nueves aliances.

Al poner fin a la tradición de la monarquía electiva asturiana convirtiéndola n’hereditaria hebo munchos a los que nun-yos debió de facer nenguna gracia. El so reináu tuvo marcáu poles continues lluches y conspiraciones per parte de parientes o siguidores de Nepocianu, como foi’l casu del conde palatín Aldoroitu, al que tamién ciega y del prócer Piniolu, al que pasa pela espada xunto colos sos siete fíos. Y pa enriba, al poco d’aplastar a la competencia tien de facer frente a una espedición de los viquingos pela costa cantábrica nel 844, a los que consigue estrapallar y fundir munches naves o drakkars. Estos acaben por esviar la so atención hacia Al-Ándalus y lleguen a saquiar Lisboa y Sevilla.

La Crónica Albendense preséntalu como «vara de la xusticia»; reprimiendo a lladrones y asaltantes de caminos, a los qu’arrinca los güeyos (paez que gastara tola inspiración col probe Nepocianu) y quemando a los «magos» na foguera, presumibles sacerdotes de la relixón indíxena que tovía perviviría en dalgunos puntos del país.

Nun mos puede cayer embaxo que Ramiru accede al tronu con 50 años, una edá mui avanzada si tenemos en cuenta la época. En dalgún momentu de los sos ¿ocho? años de reináu (¿842?-850) edifica un conxuntu palaciegu a pocos kilómetros de la corte d’Uviéu con una función recreativa, pero tamién pa facer una exhibición de poder y estatus al envís de llexitimar el so mandatu. El palaciu que güei conocemos como Santa María’l Naranco, xunto a Samiguel de Lliño, allugábase al llau d’una viesca nes faldes d’El Monte Naranco onde abondaba la caza. Con certeza un llugar mui afayadiu pa esparder y descansar el cuerpu y la miente de les guerres y los enriedos políticos.

¿Cómo llegar?

Podemos aportar a esti conxuntu dende la propia ciudá d’Uviéu partiendo de la estación de ferrocarril, la Estación del Norte. Dende equí siguiremos l’Avenida Fundación Príncipe d’Asturies, o la N-634 si se prefier,’til la Cai Samuel Sánchez y la rotonda de La Llosa. Una vez equí continuamos pela Cai Ramiru I qu’acaba por convertise na Avenida de los Monumentos, dende la que divisaremos l’edificiu del Centru Asturianu al fondu a la izquierda, arribando al aparcadoriu habilitáu pa los autobuses que visiten el prerrománicu d’El Monte Naranco. Nel casu de dir andando bastará con siguir la carretera’til que se mos apaeza un camín a la manzorga, enantes d’un pasu de peatones, que xubiremos pa llegar a Santa María del Naranco topándomos antes con delles caseríes y col Centru d’Interpretación del Prerrománicu.

Santa María’l Naranco

Dende l’esterior afayamos una edificación de planta rectangular de dos altures’bout un zócalu de piedra’bout’l que s’eleven unes paredes dixebraes por dos llinies d’imposta pa dar sensación de mayor verticalidá, como si existieren trés plantes.

Fachada este de Santa María'l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

Fachada este de Santa María’l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

Con una cubierta a dos agües, nes muries norte y sur -más estenses- alcontramos dos puertes remataes n’arcu de mediu puntu peles que s’accede a la segunda planta. La muria norte conserva una escalera doble porticada que protexe tamién la entrada a la planta primera, mientres que la sur, que cuntaba con miradoriu, nun la mantién.

Destaquen d’igual mena los sos ocho contrafuertes delgaos con decoración d’estríes.

Les fachaes este y oeste son simétriques a escepción de la planta inferior. Ésta tien trés ventanes con arcos de mediu puntu, pero la oeste únicamente una puerta d’entrada. Nel segundu pisu vemos un balcón con trés arcos de mediu puntu aperaltaos, siendo’l central llixeramente mayor, con columnes col típicu sogueáu ramirense y capiteles corintios. Antiguamente esta balconada taba cegada en parte por un petril (barandiella de piedra) como se deduz de les fendedures de los llaterales de les columnes.

Na parte superior existe una ventana de trés arcos, como si se tratara d’una copia en miniatura del balcón anterior. Enmárcase dientro de dos bandes decoratives que rematen en dos medallones enxertaos nes enxuntes de l’arquería inferior.

IMG_4231

Capitel, Santa María’l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

Nel interior, una vez xubimos les escaleres, descubrimos una planta de trés cuerpos. El cuerpu central’tis una nave abovedada trevesada por seis arcos torales apoyaos en ménsules baxo les que rescamplen unes pilastres decoraes con xinetes y siluetes de monxos apoyaes al tiempu’bout medallones, too ello nes muries llaterales (norte y sur). Estos tán orniaos con relieves sogueaos y felinos pasantes, d’inspiración bizantina. Les muries llaterales mencionaes consten d’una arquería ciega apoyada en dobles columnes adosaes a la parede (tamién sogueaes) que van reduciendo’l so tamañu a midida que s’alloñen del centru. Los capiteles de les columnes interiores son d’estructura troncopiramidal, igualmente d’influyencia oriental, onde se puen apreciar siluetes d’animales pasantes y d’homes con bastones, quiciás persones de mayor edá y representando nesi supuestu a la sabiduría.

IMG_4238

Puerta al Paraísu, Santa María’l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

Los estremos de la nave, muries este y oeste, tienen miradorios simétricos que tán comunicaos coles balconaes del esterior siguiendo’l so mesmu ritmu decorativu. Esa ventana trífora’tis xustamente na que s’inspira’l logotipu de la marca turística «Asturias, paraíso natural».

Ara y altar de Santa María’l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

Cuando se convierte en templu treslládense dende Samiguel de Lliño les imáxenes y los oxetos de cultu, como’tis’l casu del ara. Magar que la que vemos en Santa María’tis una reproducción, pos la orixinal guárdase nel Muséu Arqueolóxicu d’Uviéu. La inscripción de la mesma reza:

CHRISTE FILIVS DEI QUI IN VTERO VIRGINIS BEATAE MARIAE IN GRESSVS ES SINE HV / MANA CONTEPTIONE ET EGRESSVS SINE CORRVPTIONE QVI PER FAMVLVM / TVVM RANIMIRVM PRINCIPE GLORIOSVM CVM PATERNA REGINA CONIVGE RENOVASTI HOC / HABITACVLVM NIMIA VETVSTATE CONSVMPTVM ET PRO EIS AEDIFICASTI HANC HARAM BENEDIC / TIONIS GLORIOSAE SANCTAE MARIAE IN LOCVM HVNC SVMMVM EXAVDI EOS DE CAELORUM HABITACVLO TVO ET DIMITTE PECCA / TA EORVM QVI VIVIS ET REGNAS PER INFINITA SAECVLA SAECVLORVM AMEN / DIE VIIIIO KALENDAS IVLIAS ERA DCCCLXXXVIA

Traducción: Cristu, fíu de Dios, qu’entrasti nel vientre de la Virxe Santa María ensin concepción humana y salisti ensin corrupción; qu’al traviés del to siervu Ramiru, príncipe gloriosu, cola so esposa la reina Paterna, renovasti esti llar consumíu pola antigüedá, y pente medies d’ellos edificasti esti ara de bendición a la gloriosa Santa María nesti llugar eleváu; escúchalos dende la to morada de los cielos y perdona los sos pecaos. Que vives y reines pelos infinitos sieglos de los sieglos, amén. Día novenu de les Calendes de xunetu de la Era 886 (23 de xunu de 848).

IMG_4239

Planta baxa de Santa María’l Naranco (Fotografía: Denis Soria)

La planta inferior piénsase que taba destinada al so séquitu. Cuenta con trés estancies, la central ta cubierta por una bóveda de mediu cañón reforciada con arcos torales a baxa altura que-y da un fustaxe mui humilde, asemeyando a una catacumba.

Los cuartos llaterales coinciden en tamañu y posición colos miradorios de la segunda planta. L’izquierdu abelluga una alberca y la derecha una estancia a la que namás s’accede dende l’esterior, polo que podría tratase d’una garita pal centinela.

Samiguel de Lliño

Asítiase 300 m de Santa María xubiendo pela carretera al traviés d’una vereda un poco ruina. Debemos saber que mos alcontramos na parroquia uvieína de Lliño, anque oficialmente Lillo. Esti últimu trátase d’un topónimu recién ensin usu popular nin base etimolóxica tradicional, ya que’l nome derivaría del possedor d’una de les villes romanes d’El Monte Naranco; «Linius». Jose Manuel González señálamos otres esplotaciones d’esta triba nes faldes del monte, como’tis’l casu de: Villa Florianam (Lloriana), Villa Marii (Villamar), Villam Ermesendi (Villarmosén), Villam Constanti (Constante), Villam Massilii (Villamaxil). Y asina apaez recoyida na donación del rei Ordoñu I a la Catedral d’Uviéu nel 857 d.C., «villam que dicitur Linio».

Como falaremos más alantre, na construcción d’esti templu reaprovecháronse dellos elementos y materiales de la villa romana, un poco como asocedió con Santa Cristina de Ḷḷena.

Samiguel de Lliño (Fotografía: Denis Soria)

Samiguel de Lliño (Fotografía: Denis Soria)

Ramiru ordenó llevantar esta ilesia como un templu asociáu al so palaciu (ello’tis, como una capiella real). Güei una superficie de pavimentu recréamos la forma d’esta planta orixinal, ya que nel sieglu XI la enllena d’un regueru próximu causó un argayu que valtó dos tercios del edificiu. Ello motivó’l treslláu de los oficios relixosos al palaciu del monarca y la so tresformación en templu, que pasó a tar dedicáu a Santa María, mientres qu’ésta recibió l’advocación a San Miguel en terminándose de reconstruyir.

Tenía una estructura enforma complexa. La planta orixinal de trés naves tenía cuasi 20 m de llargo y 10 m d’ancho. La nave central poseyía una altura d’hasta 11 m. Constaba d’un ábside cuadráu triple con un cuerpu central daqué más anchu que los llaterales. L’actual’tis una estructura cuadrada ruina y llevantada d’una forma un poco muñona al reaprovechar dalgunos elementos ensin muncha harmonía.

La diferencia fundamental con otros edificios prerrománicos anteriores -y al igual qu’en Santa María-’tis que Samiguel tenía una bóveda de toba (piedra caliar, mui poroso y poco pesao) con naves separtaes por arcos torales’bout columnes (y non pilares) sofitaes por contrafuertes esteriores.

Les naves llaterales disponíen de bóvedes independientes, más baxes n’altura contra más lloñe del centru, con ventanes en celosía de trés vanos y crisol tallaes mui curioso d’una sola pieza. Delles tán protexíes de la humedá por una pantalla.

Celosía sur de Samiguel de Lliño (Fotografía: Denis Soria)

Celosía sur de Samiguel de Lliño (Fotografía: Denis Soria)

La fachada del pórticu poseye dos ventanes dispuestes n’orde vertical. La superior con celosía y la inferior más allargada, parcialmente tapiada. El pórticu consta d’una puerta con arcu de mediu puntu’bout xambes y impostes nel interior, que sostienen una tribuna rexa onde’l rei cuntaría con un catre pa recostase neses mises de tantes hores. Nesta parte llamen l’atención los arcos con sogueáu y decoración d’hexapétales y rosetones, con medallones florales nes enxuntes.

Les columnes de la base son nidies, con capiteles piramidales de relieves florales y apoyaes’bout bases cuadraes orniaes con arcos sogueaos abellugando figures humanes. Les de la tribuna este cuntaben con estríes decoratives que sosteníen impostes rectangulares en cuenta de capiteles.

Xambes de Samiguel de Lliño (Fotografía: Ángel M. Felicísimo)

Tienen especial interés les xambes de los llaos de la entrada’cause nun apaecen escenes relixoses, sinón circenses, representando a un acróbata, un lleón col so domador, trés gladiadores y un cónsul xunto con dos acólitos vertiendo una bolsa d’arena (mappa) dando asina empiezu a los xuegos romanos (ludi). Paez ser una reproducción esculpida en piedra d’un dípticu de marfil del sieglu VI d.C. que se conserva nel Muséu de San Petersburgu. Esti elementu nun abulta mui verosímil dientro d’un templu cristianu, mas la intención’twas realizar una vinculación col mundu clásicu y conferir asina mayor prestixu políticu. Nos caberos años vien d’especulase si podría proceder del vestíbulu de Santa María.

Consérvense dellos restos de decoración pictórica, mui deteriorada pola humedá, con motivos xeométricos (asemeyaos a los de Santuyano) y humanos (tal vez un músicu).

This slideshow requires JavaScript.

Esfruta…

Cuasi 1200 años dempués estos monumentos ramirenses, declaraos Patrimoniu de la Humanidá en 1985, suponen ún de los nuesos mayores atractivos. Con toa seguranza, los edificios del prerrománicu’twilln un auténticu placer pa los nuesos güeyos. Menos pa los de Nepocianu, claro…

 

Advertisements

3 responses to “El prerrománicu del Naranco, la Babia de Ramiru I

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s