Xornaes d’A.P.I.T. nel Eo-Navia

La penúltima sesión de les Xornaes de Formación d’A.P.I.T. celebraes el 28 de febreru diome más d’un quebraderu de cabeza a la hora de poneme a reportalu nesti blog, y’tis que’l volume d’información de caún de los llugares que visitemos fíxome considerar si condensalo too nuna sola entrada o dedicar un artículu a cada cosa,’cause bien lo merecía. Finalmente inclinéme pola segunda opción, teniendo asina la oportunidá de falavos de la “comarca” del Eo-Navia en conxuntu.

Al contrario qu’en Llión, la comarca nunca nun foi equí una entidá tradicional. Mas esta franxa, pola so cultura y personalidá, bien pudiera considerásela asina. Empezando pola so fala, la llingua de la mayor parte del so territoriu’tis’l gallegu, allugándose la frontera col asturllionés nel ríu Frexulfe (Navia). Al filu d’ello, nos caberos años viénose-y a dar oficiosamente munchos nomes: gallego-asturianu, eonaviegu, fala d’Entrambasaugas… Lo cierto’tis que los falantes refiriéronse tradicionalmente al so idioma simplemente como “a fala” que, por supuesto, tendrá munches particularidaes y traces que la acerquen al asturianu, pero la inmensa mayoría de los filólogos clasifica dientro del gallego-portugués.

Históricamente esta fastera tuvo poblada poles tribus galaiques de cibarcos, egobarros y albiones, ascrites a la provincia de la Hispania Citerior dientro del Conventu Lucense tres la ocupación romana (sieglu I d.C.). Una vuelta escosaos los xacimientos auríferos, Dioclecianu parte en trés diócesis la provincia Citerior, axuntando a los conventos lucense y asturiense na diócesis de Gallaecia. Llueu de la cayida de Roma y del pasu de les invasiones sueves y visigodes, la Terra de Ribadeo o d’Entrambasaugas inclúise dende bien ceo na órbita alministrativa del Reinu d’Asturies, onde imperaba un réxime de señoríu xurisdiccional conocíu como «Honor». Al envís de resolver una disputa ente la diócesis de Lugo y la uvieína, el rei Alfonsu VII de Llión concede l’Honor de Suarón a la Diócesis d’Uviéu nel 1154 y años más tarde (1186), dónase-y al obispu carbayón l’Honor de Grandas. Castropol acaba recibiendo carta puebla en 1299 y el so conceyu queda constituyíu nel 1300 d.C. Finalmente les desamortizaciones del sieglu XVI terminen por esbillar y agrupar el conceyu de Castropol y Grandas nos dieciséis actuales.

En cuantes al paisaxe, lo primero que’l visitante podrá alvertir son los horros, más cercanos a los de tipoloxía gallega, y qu’equí llamen cabazos. Esta variante ta presente tamién na comarca d’A Mariña (Lugo) y consta al tiempu de dos estilos; el de tipu Ribadeo y el de tipu Mondoñedo. Nos más de los casos el material de construcción’tis la pizarra, usao en llousas d’igual mena pa cubrir les viviendes y que constitúi un elementu distintivu del paisaxe eonaviegu. Pela cueta, la vexetación orixinal de carbayeres y castañeos foi sustituyida cuasi por completo por plantaciones d’ocalitos (eucaliptus globulus) y pinos gallegos (pinus pinaster).

A pesar de lo que se podría esperar d’un espaciu que comparte paisaxe, historia, valores y recursos, nun existe una marca turística única que los aglutine. Per un llau, el Parque Histórico del Navia’tis un proyectu territorial que conforma namás los municipios de Bual, Cuaña, El Franco, Grandas de Salime, Eilao, Navia, Pezós, Tapia y Villayón y que s’encarga de la dinamización turística d’esti espaciu concretu, que se contrapón al CEDER (Centro pal Desarollo da Comarca Ozcos-Eo) qu’axunta a los restantes Castropol, A Veiga, Taramundi y Os Ozcos.

L’itineratiu que se fixo dende A.P.I.T. y que paso a rellatar efímeramente’tis ún d’ente los munchos que podéis remocicar o combinar a gustu, pos’tis una tierra con inumberables oportunidaes d’ociu pa descubrir en varies visites.

DSCN3241

Construcciones circulares d’El Castelón de Villacondide (Fotografía: Denis Soria).

La primer parada fixímosla nel Castru de Cuaña, conocíu como El Castelón. Allúgase no alto d’un pequeñu monte de la parroquia de Villacondide. Anque l’ausencia d’una necrópolis impide pel momentu cifrar la so población exacta, la so antigüedá (sieglos V-IV e.C.) y les sos dimensiones faen suponer que pudo actuar de capital de los albiones. Por mor de la so posición privilexada nel valle del Navia piénsase qu’esta población nun foi ayena a l’actividá minera que s’intensificó tres la so anexón a Roma nel sieglu I-II d.C.

Consta d’un fuexu (parcialmente escaváu), una acrópolis y un perímetru de muralla escomanáu onde s’afayen alredor d’ochenta construcciones típiques de la cultura de los castros; edificaciones circulares axuntaes en pequeños grupos que se corresponderíen con diferentes usos domésticos (vivienda, taller, despensa, corte, etc…), pero tamién una esplanada elevada (El Torreón) como espaciu de reunión, arriendes d’una sauna prerromana que tendría daqué función ritual (tal vez venceyada al cultu a divinidaes acuátiques indíxenes) y de la que s’albidren los restos d’una falsa cúpula nuna de les cámares xunto a una gran bañera esterior de granitu, desplazada del so asitiamientu orixinal.

Nun s’alcontraron munches pieces arqueolóxiques por culpa, probablemente, de los saqueos seculares. Destaquen dellos morteros y molinos, toos ellos de granitu. Atopáronse tamién fragmentos de cerámica común y sigillata resultantes del comerciu, asina como un cuchiellu afalcatáu de fierro, una bruesa, un martiellu, fíbules de bronce circulares… Pero’boutmanera monedes. La más antigua’tis un denariu de plata de la época de César y la más tardía’tis de tiempos del emperador Quintilu (270-271), lo que demostraría que’l castru siguiría habitáu a lo llargo del sieglu III d.C y mui de seguro’til’l V d.C.

Grupu d'apitinos n'As Covas.

Grupu d’apitinos n’El Forno del Mosqueiro(Fotografía: Denis Soria).

La siguiente visita foi a As Covas d’Andía, nel conceyu d’El Franco. Trátase d’un conxuntu de roca calizo del Cámbricu (500 millones d’años) afectáu por procesos d’erosión naturales (“karstificación”) y artificiales, alcontrándomos con cueves, canales, fuexos y roques con formes qu’inviten a la fantasía. Amás, la disolución del terrén calcareu fai que podamos contemplar cristalizaciones d’otros minerales depositaos en capes de colores mui vistoses en dalgunes de les paredes.

En gran parte’tis productu de la esplotación aurífera romana d’ente los sieglos I y II d.C., con un sistema d’estracción similar al d’As Médulas (Llión). Los habitantes de los castros de la contorna, tutelaos por oficiales romanos, afuracaben na roca y prendíen fueu nel interior pa dilatalo enantes de reconducir canales con gran volume d’agua pa que la contracción resultante del contraste térmicu acabara por quebrar la piedra. L’oru obtendríase llueu de machar y moler los bloques de caliza y decantar el mineral.

La vexetación’tis una amestadura d’especies atlántiques y mediterranies, pudiendo ver carbayos, castañales, abedorios, umeros, ablanos, chopos, fresnos, xardones o texos xunta lloreos o madroños. Nel monte baxu destaquen los ruscos y los felechos, de los que se contabilicen’til diez variedaes catalogaes. En cuantes a la fauna mentaremos a les fuines, llondres y por supuesto xabalinos y corzos. Por embargu son mui abondoses les aves, de les que s’alcuentren cerca de cuarenta y seis especies. Mas nun podríemos terminar ensin nomar al famosu cascoxu pintu o cascoxu de Kemper (Elona quimperiana), especie protexida en Francia y España.

DSCN3421

El Turrullón y la playa de Salías (Fotografía: Denis Soria)

La visita a la Ría del Eo (llamada Ría de Ribadeo del llau gallegu) nun pudo estructurase ensin facer una posa pa xintar en Casa Vicente, que tien unes guapes vistes a la mesma. Amás de ponemos como pipotinos celebremos -a destiempu- l’aniversariu d’ún de los veteranos de l’asociación, José Maribona. Tengo que dicilo, la tarta de quesu taba que se diba del mundu.

Volviendo a la realidá, dende la N-640 averámonos colos prismáticos’til l’observatoriu de la playa de Salías. Esti’tis un llugar mui afayadizu pa observar l’avifauna de les marismes halófiles de Berbesa y A Lieira (parroquies de Piñeira y Barres), puesto que cuenten con llimos ricos n’invertebraos arriendes de zostera marina y zostera nolti. Tengo de confesar que soi un completu inorante no tocante a les aves, pero afortunadamente l’ornitólogu Jose Antonio García Cañal fíxomos una guía mui “en papillina” pa los profanos como yo. Asina, identicamos varies aves nos castrillones y sableres menos cubiertes pola marea, como; coríos reales (Anas platyrhynchos); pilros (Calidris alpina); algaravanes (Numenius arquata); chibibis (Tringa totanus); dalguna amabea (Phalacrocorax aristotelis) y della garza real (Ardea cinerea).

La importancia d’esti estuariu pa la ornitoloxía motivó la so inclusión como Zona d’Especial Protección pa les Aves (ZEPA); Del mesmu xeitu’tis reconocíu como Llugar d’Importancia Comunitaria (LIC), lo qu’implicará la so incorporación a la Rede Europea d’Espacios Protexíos (NATURA 2000) y na Llista d’Humedales d’Importancia Internacional (Conveniu Ramsar 1971). Dende 1988’tis Refuxu de Caza, y ta a la espera de la so declaración como Reserva Natural Parcial. El 18 de setiembre de 2007 la UNESCO incluyó a la ría del Eo na so llista de Reserves de la Biosfera, xunto con Os Ozcos y As Terras de Burón.

DSCN3476

Peles cais de Castropol (Fotografía: Denis Soria).

Terminemos la xornada con una visita guiada pela blanquísima villa de Castropol de la mano de la nuesa compañera pixota Conchi. Anque’tis imposible resumilo, mencionaremos; el Palacio de Valledor, abandonáu, con una gran portada coronada por una peineta na que s’alza un escudu maxestuosu y dende’l que se pue ver el patiu interior de corredor; el conxuntu formáu polos edificios de Villa Rosita (antigua casa de los Bermúdez, del sieglu XVIII) y el Palacio de Montenegro (conocida como A Casa del Párroco, del sieglu XV), allugaos na plaza del Cruzadeiro; el Miradoiro del Gremio de Mareantes, dende onde se pue contemplar gran parte de la ría y de les sos embarcaciones tradicionales (los pachos); la Ilesia de Santiago Apóstol (sieglu XVI aprox.), d’estilu barrocu con una torre del sieglu XIX con un interior tresnáu de retablos barrocos churriguerescos, destaquen tamién unes conches xigantes usaes como piles bautismales y la bandera del reximientu d’infantería de Castropol (de cuando la Guerra Peninsular de 1808, momentu en que se llega a treslladar la capital d’Asturies a esta villa); la Casa del Concello (1839), edificada’bout les ruines del castiellu y actualmente n’obres; el Palacio das Cuatro Torres (sieglu XVII), perteneciente a la familia Cancio; el Parque de Vicente Loriente, llamáu antiguamente El Campo del Tablao (onde se realizaben los conceyos) que recibe’l nome actual pol indianu y benefactor D. Vicente Loriente; el Monumento Conmemorativo a Fernando Villamil (1911), realizáu por Cipiano Folgueras, honra a un importante militar y inxenieru naval de Serantes muertu na Batalla naval de Santiago de Cuba (1898); la capiella de Santa María del Campo (1461), ún de los pocos edificios conservaos llueu de la quema que sufrió la villa en 1587; el Palacio dos Marqueses de Santa Cruz de Marcedano (sieglu XVII), con una guapa torre; el Casino-Teatro (güei Casa de Cultura), contruyíu a mediaos del sieglu XIX por iniciativa indiana, de dos plantes’tis d’estilu eclécticu y cuenta con un salón d’actos con pintures murales formoses, incluyendo’l techu. Nun podemos escaecer la placa que recuerda la historia d’amor d’A Searila, quien vivió un romance col maxistráu Antonio Cuervo Castrillón en tiempos de les guerres carlistes valtáu tráxicamente pola muerte d’ésta y que-y sirvió d’inspiración nun conmovedor poema.

Remato esta entrada proponiéndovos la ruta lliteraria «Lugares y palabras», que viaxa al branu de 1935 pa visitar los llugares frecuentaos pol escritor andaluz Luis Cernuda y que más tarde-y valeríen d’escenariu pa la so novela “Santiniebla”. La estancia del poeta del 27 en Castropol foi consecuencia del so llabor dientro del Patronatu de Misiones Pedagóxiques del gobiernu republicanu, que plantegara un programa cultural pel Occidente en collaboración cola Biblioteca Popular Circulante de Castropol. Sicasí, l’itineratiu tamién mos acerca a otros escritores de la comarca.

¿Que qué comarca? Home, por favor…

Cernuda na playa de Salías con Castropol al fondu (1935).

Cernuda na playa de Salías con Castropol al fondu (1935).

Eu digo que como Asturias nun vos hai nel mundo nada;
Si me asomo na mía porta, coyo recimos da parra.
¿Que qués un figo maduro? Ta a figueira abarrotada;
¿Que se che apetece úa pera sin tar de naide apalpada?
Vas coye-lla na pereira que ta de miles cargada;
¿Que manzás de manzaneiro? Coyes a más colorada;
¿Que se che apetece mel? I teis colmía esmelgada
i metida na maseira ta a picos a cantarada
del miyor dulce del mundo, mel das ribeiras del Navia
sacado das gancelleiras que tein a flor colorada;
Benjamín López (Bual, 1918-1964)
Advertisements

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s