Visita al Archivu Catedraliciu

El vienres 20 continuaba’l tercer actu de les Xornaes de Formación de Guíes Turísticos organizaes pola Asociación Profesional de Informadores Turísticos de Asturias (A.P.I.T.). Nesta ocasión tuviemos la enorme suerte d’acceder al archivu de la Catedral d’Uviéu de la mano d’Agustín Hevia (Llugás [Villaviciosa], 1938), director del Archivu Históricu Diocesanu d’Uviéu. Tou un personaxe,’tis tamién presidente de l’Asociación d’Archiveros de la Ilesia n’España, subdirector del Muséu Diocesanu de la Ilesia y de la Comisión Diocesana del Patrimoniu Cultural, profesor del Seminariu Metropolitanu d’Uviéu, miembru del RIDEA, miembru de l’Asociación Española d’Estudios Clásicos…. Y cómo non, cura párrocu de Sta. María de Llugás, S. Xuan de Camoca y S. Andrés de Valdebárcena. Poca cosa. ¿eh?

Puestos a contestualizar esta visita, escomenzaremos diciendo que detrás de tou archivu hai siempre una institución (seya una fundación, una universidá, etc.). Nel casu que mos ocupa trátase de la Catedral de San Salvador d’Uviéu, fundada en tiempos del rei Fruela, «refundada» nel reináu d’Alfonsu II El Castu y ampliada posteriormente en 1382 por Gutierre de Toledo. Nel so archivu custódiase gran parte de tola documentación que vieno xenerando, guardada per sieglos n’arques y armarios retablos de madera escuro de nozal.

DSCN3158

Don Agustín falándomos’bout la historia del Archivu.

Accedimos al edificiu al traviés de la Puerta de la Llimosna (Plaza Corrada del Obispu), llugar de proclamación de soberanía de la Xunta Xeneral y de declaración de guerra a Francia mientres los socesos de 1808. Dientro atopamos el maraviyosu claustru góticu de película’til la fría sala del archivu, y’tis que’twas ún d’esos díes d’agua y gripazu nos que valía más quedar en casa con un caldín ente les manes. Pa la mio desgracia la calefacción de la estancia decidió marchar de vacaciones y yo acabé garrando la muerte.

¡Banzái! Pagó la pena’l sacrificiu. El padre Agustín fíxomos entrar nel paraísu y escaecer el cutu terrenal descubriéndomos el documentu medieval más antiguu de la Península; el pergamín de la Donación de Fakilo, datáu nel 8 de xunetu del 803 d.C. Trátase precisamente d’una concesión de villes, viesques, viñes y pomaraes” que realiza una terrateniente (femenina) al monesteriu de Santa María de Lliberdón. Ye un documentu perimportante’cause nelli figuren los topónimos d’Asturies más antiguamente documentaos: Liverdonem (Lliberdón, Cg); Columca (Colunga, Cg); Fanum (Fanu, Cg); Loe (Llue, Cg); Camauca (Camoca, Vv); Priemeo (Primés, Vv) y la tovía por llocalizar Livana.

Donación de Fakilo (803 d.C.).

Pa falar del usu del pergamín como soporte d’escritura hai que remontase al papiru. Ellaborao a partir d’una planta que medraba a les orielles del Nilu, los exipcios calteníen un monopoliu nel comerciu d’esti xunclu. Asina, nun momentu de tensión política ente los atálides de Pérgamu y los tolomeos d’Exiptu, estos últimos deciden restrinxir el so suminitru a la ciudá. Pérgamu’twas una población griega de la costa noroeste de l’Anatolia, frente a la islla de Lesbos, con una gran importancia económica y intelectual (como demuestra la so biblioteca), polo qu’empezaron a usar pelleyos d’animales curtíos pa poder escribir. Y d’ehí’l nome de pergaminos,’cause foron inventaos en Pérgamu. Que por cierto, la Catedral d’Uviéu poseye unos novecientos actualmente.

Estos pergaminos usáronse’til muncho dempués de que los musulmanes llevaren el papel a Europa nel sieglu VIII. Gracies a la imprenta inventada por Johannes Guttenber dase empiezu en 1453 a un procesu nuevu d’edición masiva de llibros, más industrializáu. Los primeros exemplares impresos ente esti añu y el 1500 (hasta 1520 pa los americanos) reciben el nome d’incunables, por salir de les cunes de la imprenta y na catedral carbayona consérvense’round cien. Dicimos que “se conserven”’cause munchos códices gallegos y asturllioneses (escritos en papel o pergamín) foron abducíos pol sacerdote cordobés Ambrosio de Morales en 1572, quien fixo una revisión d’éstos pa llevalos a la biblioteca real del Monesteriu del Escorial por orde del rei Felipe II.

Según mos comentó Don Agustín, el Llibru de los Testamentos foi una escepción debío a que los clérigos de la catedral debieron escondelu, xunto a otros de gran valir, na torre románica. Ésti’tis un manuscritu del añu 1118 qu’axunta una serie de documentos llegales, como donaciones o testamentos reales. Pudimos repasar una copia fascímil y contemplar les sos coloríes viñetes, llamando especialmente l’atención la que representa a Alfonsu II El Castu en postura de súplica.

Testamentu d’Alfonsu II El Castu (812 d.C.).

Siguimos col Testamentu d’Alfonsu II El Castu (16 de payares del 812 d.C.), formáu por nueve fueyes compuestes por pergaminos doblaos y cosíos pel mediu. Equí recuéyese la donación del monarca a la catedral del atriu, l’acueductu y otros edificios no qu’habría ser un documentu xurídicu ordinariu, anque poseye un prólogu formosu, como elevándose nun cantu lliterariu. El crismón del títulu’tis mui curiosu, coles lletres alfa y omega engolaes d’una cadeneta y con un par de corales pa prestancia del copista. Na parte final apaez reflexada la firma del rei xunto cola de varios obispos, monxos y condes.

Firma del rei asturianu Alfonsu II El Castu.

El Documentu d’Apertura del Arca Santa (14 de marzu de 1075 d.C.)’tis un acta qu’enumbera les reliquies que contenía dichu arca, testimoniando amás la visita d’Alfonsu VI de Llión a Uviéu y la donación del valle de Llangréu a la ilesia uvieína. Menciónase’l Santu Sudariu pela primer vez (conocíu popularmente como El Pañolón) y ente los munchos notables que confirmen el documentu apaez la infanta Urraca, con una guapa firma, o’l mesmu Rodrigo Díaz (El Cid), qu’entóncenes’twas caballeru de confianza del rei llionés’til qu’ordenó desterralu cinco años dempués. El pergamín que pudimos observar’tis una copia del sieglu XIII.

DSCN3200

Acta d’apertura del Arca Santa (1075 d.C.)

Finalizamos cola Regla Colorada (1383 d.C.), escrita por Tirso nel taller de copistes del obispu toledanu Don Gutierre, contién copies de 103 documentos llegales de la diócesis asturiana (bules, privilexos, documentos eclesiásticos…), rescamplando la concesión del condáu de Noreña al obispu d’Uviéu. Recibe’l nome de «colorada»’cause la encuadernación -orixinal-’twas de madera barnizao de roxo encarnao y les primeres páxines tán escrites con una lletra rubricada (colorada). Cuenta con 146 folios, tipografía visigótica y bien de dibuxos, como’tis’l casu d’un ave con cabeza gochu o unos animales evocando a una fábula d’Esopu, ensin escaecer el famosu “coneyu gaiteru”.

Sinceramente, anque’l gripe y la humedá de la visita cuasi me maten agora… !Agora sí que puedo morrer tranquilu, degorrios!

Regla Colorada (1383 d.C.)

Advertisements

2 responses to “Visita al Archivu Catedraliciu

  1. Pingback: Uvieo vieyu III: La Catedral de San Salvador | Denis Soria·

  2. Pingback: Oviedo/Uvieo antiguo III: La Catedral de San Salvador | Denis Soria·

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s