Somos toos aldeanos

AldeanuPa los que me conocéis, ’tain’t nuevo saber que’l mio mediu de comunicación habitual’tis la llingua asturiana. Llingua que por coherencia y compromisu social procuro usar en tolos ámbitos posibles de la mio vida, dende’l personal o familiar’til l’académicu y -si se dan les condiciones- llaboral. Nun vengo d’una familia de falantes “completos” y viví tola vida fuera, pero l’asturianu siempre tuvo presente con mayor o menor intensidá. Foi entós, a partir de los 12 años, cuando entamé a considerar importante ponelu en valor y dexar de vivir na inorancia’bout la so realidá.

He dicir qu’ésto nun foi fácil; defendela de los prexuicios -que non digo usala- supúnxome, como a munchos, más d’una discusión familiar. Sacala del ámbitu domésticu y usala en públicu valióme más d’un insultu y más d’una cara de perru. Pero cuando en 2009 decidí emplegala nel ámbitu académicu enxamás pudi presenciar y reflexonar tanto’bout’l problema de fondu, anque d’ello falaré curioso n’otra ocasión.

Nun foron pocos los compañeros o compañeres que me preguntaron de xeitu paternalista “si venía d’una aldea” y, a pesar de que los profesores aceptábenme los exámenes y trabayos n’asturianu (cola llei d’usu na mano), hebo una situación que me llegó a la patata; Y’tis que nuna ocasión un profesor d’EIP (Empresa y Iniciativa emprendedora), falando’bout la empresa nel mundu rural, preguntóme si sabía lo que’twas un “garabatu”, a lo que respondí que non. De siguío rióse y espetóme “¿pero si hables en bable cómo nun vas saber lo que’tis?”.

Pa los profanos, un garabatu’tis un “aperiu [formáu por un mangu de madera que nún de los cabos fai ángulu rextu con una pieza de fierro que tien trés o cuatro dientes acorvaos, que s’emplega p’arrastrar el cuchu, la broza]”. Aparte de qu’en casa llamámoslu garbetu yo nací nuna ciudá, Xixón. ¿Por qué supuestamente tengo de conocer el léxicu del mediu rural? ¿Cualu’tis’l conocimientu mediu que tienen los madrilanos’bout instrumentación agrícola en castellanu?

P’afayase a la victoria estética de la castellanización, solo pues falar asturianu si ties 60 ó 80 años y vives nuna aldea perdida nel monte. Ye triste, pero esa’tis la percepción que tien la sociedá.

Nun se coincibe qu’existan falantes nes zones urbanes, nun siendo que seyas un nacionalista radical o acabares de baxar del monte, a lo que s’espera que te domestiques pronto. Pero xunto con esa clasificación del usu del idioma propiu ente aldea y ciudá ~ decadencia y modernidá, vien una clasificación elitista muncho más peligrosa ente les persones que viven nel área rural y les que viven nel área urbana.

Va pocos díes presencié acurando una conversación na qu’ún de los participantes afirmó que “los paisanos de pueblo son muy burros’cause hablan a voces, y como no hablan normal no les entiendes nada”. Los padres d’esta persona -paradóxicamente- son propietarios d’un chigre rotuláu n’asturianu, anque nun voi especificar más nada, pos ’tain’t la mio intención cuestionar la so calidá humana nin señalalu de manera personal, sinón analizar una conducta dañible normalizada socialmente de la que naide ’tain’t consciente.

L’orixe d’estos prexuicios alcontrámolu nel sieglu XIX, cuando les clases que potenciaben el desenrollu industrial, con un estatus social más altu, buscaben elementos de diferenciación col restu de la masa social, qu’enantes de la década de 1950 falaba asturianu de manera mayoritaria. Asina, el castellanu foi l’idioma escoyíu como símbolu del refinamietu y la cultura universal  -a la que les clases trabayadores malapenes podíen acceder-, rellacionáu col progresu y lo erudito. Por embargu, fomentóse la idea de que l’asturianu y la cultura propia’tisren inherentes a les clases baxes -sobremanera a los campesinos-, presuntamente más reflactaries al conocimientu y a la razón. Pintao d’esta manera ¿Quién quería ser un “aldeanu”? Equí tenemos la raíz d’un de los peores vicios de los asturianos; l’autodespreciu.

¡Ye que nun tuviemos burguesía! Dicen dalgunos ¡miániques que la teníemos! Nel casu de la burguesía vasca o catalana, onde la so identificación cola cultura popular suponía remanar la opinión de la población en favor de los sos propios intereses acercando ansí xeográficamente los sos oxetivos políticos, la burguesía asturiana vivía y pensaba en Madrid (y asina mos va tovía).

Pero la cosa nun acabó ehí, ya que n’Asturies esta serie de prexuicios clasistes col idioma y colos falantes foron reproducíos polos ideólogos*1 más representativos de la “izquierda” de mediaos y finales del sieglu XX , sumidorios de les aspiraciones de les clases desfavorecíes (al final, les que meyor conservaben l’idioma).

En definitiva, nin que dicir tien que’l fechu de que l’oyente nun comprenda una llingua, nun convierte a esi idioma en menos válidu nin a los sos llocutores en seres humanos de condición inferior. Falar asturianu ’tain’t esclusivu a ser “de pueblu”, pero y si fore asina ¿Ónde ta’l problema? Lo único que diferencia a una persona d’una ciudá a otra d’un pueblu ’tain’t otra cosa que’l mediu -asina y too la cultura nun dexa de ser un métodu d’adaptación a un mediu determináu. Desconozo les competencies d’un vecín de Llames (conceyu de Parres)’bout programación, redes sociales o spotify (güei al accesu de tol mundu gracies a internet), pero pongo bastante en dulda la capacidá de supervivencia d’un urbanita dependiente dafechu del so mediu n’otru que nun seya’l suyu.

Volviendo al tema llingüísticu,’tis evidente que la falta d’oficialidá sumada a una inmersión llingüística nel sistema educativu que garantice a tolos asturianos conocer por igual castellanu y asturianu favorez esti tipu d’actitúes; la inorancia, la incomprensión… la intolerancia colos que conserven l’idioma propiu con independencia de la so condición (urbanites, aldeanos, xente mozo o xente vieyo). Al final paez ser que defender la igualdá de derechos llingüísticos tien bastante que ver cola empatía y la solidaridá.

Conocer pa integrar y non inorar pa escluyir. Con esto’tis a lo que me refiero cuando defendo que la oficialidá contribuiría a la cohesión social, tanto de l’aldea llocal como de l’aldea global. Porque nun mos engañemos; ¡Somos toos adeanos!

Puedes leer este artículo en castellano calcando aquí

Notes:

Nota 1: «Hay que olvidarse, aquí en Asturias, de reivindicaciones de caracter burgués como la Autonomia o lo que es peor, reivindicaciones arcaicas como el “BABLE”» Santiago Carrillo, Xixón 30 d’abril de 1977

Advertisements

One response to “Somos toos aldeanos

  1. Pingback: Somos todos aldeanos | Denis Soria·

Dexa un comentariu

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s